La 1ª Comisión Universal de los Derechos Espirituales del Creyente

Presenta y Demanda al Ministerio de la Iglesia de Jesucristo,                                     
La Aplicación de los Diez Derechos Espirituales del Creyente



!Por Favor! ! Ya Cuiden las Ovejas!

Creemos
que la Iglesia que edificó el Señor Jesucristo fue diseñada con toda la suficiencia celestial para producir efectos espirituales en los creyentes. Creemos que los ministerios que él designa con calidad de pastores según el corazón de Dios, son los idóneos para apacentar en ciencia e inteligencia a los creyentes Jeremías 3:15, para capacitarlos y formarlos como líderes en su género y no como personas dependientes. Para sacar a las personas de su condición de desamparo y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Mateo 9:36.

También creemos qué para que el creyente viva a plenitud la vida del reino de Dios, debe de predicársele la Gracia, pero también la Verdad, de acuerdo a Juan 1:17; Proverbios 16:6

De igual manera, debe actualizarse al creyente bajo el mandato del Señor de Mateo 28:18-20, porque la mayoría hemos recibido la Salvación bajo Marcos 16:15. Porque mientras el creyente no reconozca y viva bajo obediencia del Señorío de Jesucristo, la Iglesia no puede darle la honra debida a su Nombre, ni llegar al Testimonio de Santidad que el Mundo necesita.

Entendiendo que el Sistema Convencional de un sólo hombre, no puede proveer de acuerdo al Documento de Dios, la cobertura que necesitan los que han profesado la fe de Jesucristo, por eso nos pronunciamos por el Diseño de Dios. Invocamos al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, rogando que el liderazgo responda cada uno, de acuerdo a la vocación de su llamamiento. Porque los Creyentes que son la causa del Sacrificio de Cristo, deben tener Ministerios a la altura del Amor de Dios. Reconociendo que el Hombre redimido ya no vive bajo los Valores Humanos, sino el Fruto del Espíritu Santo. Gálatas 5:22-23

  DECLARACION UNIVERSAL
DE LOS DERECHOS ESPIRITUALES DEL CREYENTE

I. El CREYENTE tiene derecho a estar bajo el Equipo de Ministerios de Efesios 4:11, y que se instituya en la iglesia local, en donde por un solo Espíritu fue bautizado en un cuerpo 1ª. Corintios 12:13, UN CONSEJO DE ANCIANOS según Dios, para que no quede al arbitrio de un sólo hombre. Para que haya un Orden de Gobierno (un presbiterio), con Justicia, que provea cobertura, orden y seguridad, para que le oriente, le discipline imparcial y objetivamente, según sea el caso. Un Consejo de Ancianos, según Dios, que cumpla con lo establecido por Santiago 5:14-17 y Tito 2 Que cuando esté enfermo, llame a los ancianos, para que oren por él, le unjan con aceite en el nombre del Señor. Para que la oración de fe le salve, el Señor le levante; y si hubiere cometido pecados, una vez confesados, le sean perdonados.

II. LA CREYENTE también como mujer y como hija de Dios, tiene derecho a ser asistida por UN CONSEJO DE ANCIANAS según Dios. De acuerdo a la Carta de Tito 2:3-5.

III EL CREYENTE tiene derecho a que se le trate con amor, con respeto, como una oveja, como un hijo de Dios. Como el que se sienta a la mesa, tiene derecho a un alimento espiritual sano y no manipulador. Que se le planteen directamente las cosas y no con mensajes indirectos, o por interpósita persona.

IV. EL CREYENTE tiene derecho a contar con maestros y tutores capacitados e idóneos (dentro de la propia iglesia) para que le impartan un Discípulado sostenible y sustentable, que vaya cubriendo todos los niveles de crecimiento y desarrollo espiritual Juan 8:30:32. Que reciba todo el consejo de Dios Mateo 28:20; Hechos 20:27. Como primer nivel, que sea instruido en los rudimentos de Dios. Hebreos 6:1,2. Como segundo nivel, que sea perfeccionado para la obra del ministerio por medio del Equipo de Dios, hasta que Cristo sea formado en él. Efesios 4:11,12. Y como tercer nivel, hasta que llegue a ser apto para enseñar también a otros. 2 Timoteo 2:2. O simplemente, hasta que llegue a ser guiado por el Espíritu Santo. Romanos 8:14. Todo esto bajo el principio de 1 Pedro 2:5 “vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo”.

V. EL CREYENTE tiene derecho a que se le preste una atención personal, se le visite regularmente, se ore por él, se interceda por él, se le aconseje mientras está bajo Discípulado. Que no se le llame ratero cuando por alguna razón no aporte sus diezmos.

VI. EL CREYENTE tiene derecho a que se respete su autoridad sobre su familia. Nadie tiene derecho a sustituir su autoridad como cabeza de su esposa e hijos. Tiene derecho a recibir adiestramiento de cómo pastorear su casa, para que se cumpla la Escritura: “Serás salvo tú y tu casa” Hechos 16:31. Además, se le enseñe el concepto del carácter sacerdotal que todo creyente intrínsecamente tiene, para que ore e interceda responsable y directamente por su hogar. 1 Pedro 2::9

VII EL CREYENTE tiene el derecho a que se le enseñe el principio y concepto de Responsabilidad Máxima, en los roles como hijo, hija, esposo, esposa, estudiante, trabajador o ciudadano. Los jóvenes hombres y mujeres, tienen derecho a ser instruidos y capacitados para ser cabeza de familia. Enseñándoles el concepto de, ¡NO al yugo desigual!

VIII. EL CREYENTE tiene derecho a que se le instruya en especial sobre el V Mandamiento: “Honra a tu padre y a tu madre, para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra”. Deuteronomio 5:16.

IX. EL CREYENTE tiene derecho, (hombre y mujer) como hijo de Dios, a que se le fomente su estimación propia, a buscar y depender del reino de Dios y su Justicia de acuerdo al concepto de Dios. Mateo 6:33. Además del deseo de superación y desarrollo espiritual, social, económico y civil; para que no esté toda su vida dependiente de un pastor.

X. EL CREYENTE tiene derecho a conocer el verdadero concepto del Diezmo. Teniendo responsabilidad no solamente el que lo da, sino principalmente el que lo recibe en el Nombre de Dios, como sacerdote. 10.a El Creyente tiene derecho a recibir el equivalente del diezmo, (el cien por cien) en bienes espirituales (tangibles o intangibles). Cuando el que recibe el diezmo no corresponde en justicia al que lo dio, puede estar cayendo en un fraude espiritual del cual se le tiene que pedir cuentas por su negligencia con los hijos de Dios. Porque el que ministra debe tener algo que ofrecer al que se acerca al altar. La calidad de la ministración debe concordar con la calidad de la ofrenda presentada. 






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:

Bienvenidos Ministros del Señor Jesucristo

Este espacio ha sido abierto para que ustedes puedan tener un Soporte Espiritual y puedan ejercer un Ministerio competente a favor de los hijos de Dios, a quienes ama y por quienes Jesús se ofreció en sacrificio.

Todos los conceptos que utilizamos están bajo el diseño del Reino de Dios; para mayor comprensión, usted debe estar ministrando bajo Efesios 4:11; el Equipo que Dios escogió para Su Iglesia.
La Ley por Moisés fue dada, pero La Gracia y la Verdad vinieron por medio de Jesucristo. Juan 1:17

Este es un texto que contrasta dos mensajes, dos pactos, dos reinos. El Pueblo de Israel bajo la ley de Moisés casi llega a la cuspide, sin embargo, La Iglesia supervisada por los Ministros profesantes actuales, no ha superado ni alcanzado el testimonio esperado por causa de que tomaron del Pacto con Jesús, solamente una gracia de oferta, ignorando LA VERDAD de acuerdo al concepto de Dios.

Bajo esta "Gracia" han ignorado el Señorío de Jesucristo.
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Last Update.11 Dic.2010