La Investidura

Por Orhac, Derechos Espirituales del Creyente

La Investidura está relacionada con la personalidad inherente del Hombre, y ésta va transformándose a medida que los roles en la cotidianidad de la vida también nos van absorbiendo.

La investidura de un hijo, de un hermano, de una madre, de un padre; nuestro actuar va de acuerdo al rol correspondiente que nos toca desempeñar.

En el ámbito del Trabajo, también nos dominan dichos roles y nos atan a una investidura según sea el rol que desempeño en el plan laboral; como Empleado, como Jefe de Departamento; como Gerente, Director o Dueño de una Empresa.

Pero también en el nivel religioso, nos domina la investidura y es la que conduce nuestros actos; como Creyente, como Cristiano, como un Discípulo; como Maestro, Pastor, Profeta u Apóstol.

El problema comienza cuando desubicamos los roles que nos toca desempeñar, o cuando pretendemos actuar fuera del rol que nos compete.

Por ejemplo, cuando la Madre quiere actuar con la Investidura del Padre o viceversa; cuando el hijo quiere tomar el control o la investidura del Jefe de la casa; cuando el Empleado se toma las atribuciones del Jefe del Departamento Laboral; o cuando éste se pone la investidura del Dueño del Negocio.

Es clásico escuchar a una Madre dirigiéndose a un hijo mal portado:

¡Ya verás cuando venga tu padre!
¿Dónde quedó la Investidura que le da autoridad a una Madre para corregir a su hijo?

Lo mismo sucede en el ámbito religioso, cuando un Creyente sin llenar el perfil, toma la Investidura de un Pastor; o el Pastor se coloca la Investidura de un Profeta o un Apóstol; o cuando éstos olvidan la alta Investidura que tiene un Anciano.

A lo largo de la vida sufriremos una transformación o conversión que nos ira señalando la Investidura apropiada que debemos desempeñar, el caos comienza cuando queremos desempeñar bajo una Investidura  que no nos corresponde; o no se nos educó correctamente para actuar en la vida de acuerdo a las diferentes Investiduras que nos tocará desempeñar.

Todo se trastorna en este Mundo por causa de que la mayoría estamos actuando bajo una mal conversión que nos deja la libertad de cambiar a discreción bajo Investiduras ajenas.

Este desequilibrio está señalado ampliamente y de manera incisiva en La Biblia, La Palabra de Dios.

El Ángel quiere la Investidura de Dios; los Discípulos quieren la Investidura de Príncipes; los doce patriarcas de Israel, siendo príncipes se colocan la investidura de “gusanos”; los reyes quieren la investidura del Profeta; los neófitos quieren la investidura de Pablo; los siervos toman la Investidura del Señor de la Casa.

Juan el Bautista (junto con José en Egipto) es uno de los pocos que conocemos que conservó su Investidura, una conversión genuina. Al menos en dos ocasiones, los fariseos y los discípulos confundieron a Juan con el Mesías pero no fue tentado, sino que afirmó: ¡Yo no soy el Cristo! Juan 1:20-23; 3:27-30 

Muchos Ministerios sí han caído en esa tentación, tomando una Investidura que no les corresponde.

Saúl, Jacob, Esaú; Cam, son ejemplo de la turbulencia universal que puede causar el querer una Investidura que no le corresponde. La Investidura tiene mucho poder, en el propio rol que le corresponde.

El lenguaje de una Investidura fuera de lugar es la hipocresía, el cinismo, la mentira, la simulación, el engaño, el chantaje. Y estará adornada con la corrupción, la prepotencia y el abuso.

¡Cuidado a quien le colocamos una Investidura! Si nos volvemos a equivocar, tenga por seguro que sufriremos y nos irá mal.

Las decisiones que se toman bajo una Investidura ajena, una conversión forzada, siempre serán en perjuicio de alguien y a favor de intereses desordenados; estas decisiones siempre lastimarán a los demás.

Por lo general, todos estamos desempeñando nuestros roles bajo el mando de Investiduras espurias, conversiones falsas.

En Política, todos queremos la Investidura de Ciudadano, sin que sepamos desempeñar ese rol; los seudo Ciudadanos quieren la Investidura de Diputados, Senadores; y éstos de Presidente; y los Presidentes de Gobernantes del Mundo.

Cuando usted como Ciudadano, no actúa de acuerdo con el rol que le marca esa insigne Investidura, señor del Universo; otro listo vendrá y tomará el poder que se desprende de la Investidura de Ciudadano, y desde una Curul estará tomando decisiones por Usted, pensando por Usted, apropiándose de su mente, de sus posesiones, de su destino, convirtiéndolo en un esclavo…..y dirigiendo la Nación por Usted; pero no para beneficio de su Familia, sino con fines oscuros, a veces claros y otras disimulados.
 
Cuando la base del Sistema está fuera de lugar, todo lo de arriba tendrá una crisis sistémica. No se puede querer convertir a los de arriba si la base sigue obrando fuera de su Investidura Ciudadana.

Si A es igual a B, y B es igual a C; entonces A es igual a C. Eso si el significado y componentes de A es correcto. En este caso Si A es igual a la base Ciudadana, entonces B y C tienen valores equivocados. No nos podemos concentrar en querer que un Poder Legislativo obre  de acuerdo con su Investidura si  está desfasada por venir de una base incorrecta que es la base Ciudadana.

Tenemos que tener un Proyecto que recomponga y convierta la base Ciudadana para que actúe dentro del perfecto rol Ciudadano, pero sin olvidar que las Investiduras espurias tienen que ser señaladas y colocadas en su verdadera labor de Investiduras de servicio.

La Investidura es sinónimo de Autoridad en cualesquiera de los roles que se le mire. Entonces la conversión debe ser cuidada de que no se salga del equilibrio fundamental del principio de Dios.

Una experiencia muy ilustrativa. En cierta familia compuesta por varios hijos e hijas, en la cual la Madre con su actuar estaba dividiendo a sus hijos entre sí; habiendo una hija que era Cristiana, ésta estaba temerosa de exhortarla por temor y creyendo que al hacerlo la ofendería o faltaría al respecto.

Hasta que esta hija comprendió que bajo la Investidura de hija correría el riesgo de ofenderla y sentirse culpable por ello, cayó en la cuenta de que debería dirigirse a su Madre bajo la Investidura de Cristiana, bajo la Investidura que le concedía el reino de Dios.

La Madre se corrigió y la hija nunca se sintió culpable de haber confrontado a su progenitora.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por eulalia tello( eulaliatello61hotmail.com ), 23-06-2016, 03:32 (UTC):
me gusta muy bien explicado el texto



Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:

Bienvenidos Ministros del Señor Jesucristo

Este espacio ha sido abierto para que ustedes puedan tener un Soporte Espiritual y puedan ejercer un Ministerio competente a favor de los hijos de Dios, a quienes ama y por quienes Jesús se ofreció en sacrificio.

Todos los conceptos que utilizamos están bajo el diseño del Reino de Dios; para mayor comprensión, usted debe estar ministrando bajo Efesios 4:11; el Equipo que Dios escogió para Su Iglesia.
La Ley por Moisés fue dada, pero La Gracia y la Verdad vinieron por medio de Jesucristo. Juan 1:17

Este es un texto que contrasta dos mensajes, dos pactos, dos reinos. El Pueblo de Israel bajo la ley de Moisés casi llega a la cuspide, sin embargo, La Iglesia supervisada por los Ministros profesantes actuales, no ha superado ni alcanzado el testimonio esperado por causa de que tomaron del Pacto con Jesús, solamente una gracia de oferta, ignorando LA VERDAD de acuerdo al concepto de Dios.

Bajo esta "Gracia" han ignorado el Señorío de Jesucristo.
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Last Update.11 Dic.2010