La Iglesia

LA SAL DE LA TIERRA

 

La Biblia nos muestra cuatro ángulos de una misma verdad y sucesos
relacionados con la vida y obra del Señor Jesucristo.
Lo que relata cada uno de los cuatro autores como Mateo, Marcos, Lucas
y Juan son cuatro variantes que en vez de desviarnos de una verdad,
más bien la amplían y revelan.

 

Siguiendo este mismo concepto, preguntaríamos, ¿qué sucedió con la
Iglesia de Jerusalén? la que estaba bajo el cargo de los doce
apóstoles, configurada por judíos e impregnados de la cultura de
Moisés; aquella que amordazó su boca para predicar el Evangelio a los
gentiles y lo hizo solamente para con su Pueblo.

 

Pues esa Iglesia de Jerusalén, era y es la Sal de la Tierra. Lo fue en
su tiempo según lo se nos revela en el Libro de los Hechos, y lo que
acontece en esta generación con relación al pueblo judío.

 

Aparentemente esa Iglesia de Jerusalén se diluyó e históricamente nada
se sabe de ella, pues lo que sabemos sobre la Iglesia actual lo
recibimos de la sede de Antioquía bajo la dirección del apóstol Pablo.

Sin embargo, hay un remanente de la Iglesia de Jerusalén y fuertemente
activa de la cual pronto se nos revelará abiertamente.

 

Igualmente, la Iglesia que salió de la obra de Antioquía (Hechos 13),
era la Sal de la Tierra al igual que la de Jerusalén, sin embargo, en
el camino se fue diluyendo su Santidad, su Justicia, su Orden, su
Gobierno, sus Ministerios bajo Efesios 4:11; su Amor, su Piedad y
Misericordia; y su Unidad y predicación de la Gracia y la Verdad
esencia del Evangelio de Jesucristo la cual hace sus efectos en el
hombre bajo pecado, trayéndolo en arrepentimiento hacia el reino de
Dios.

 

De tal manera que extrañamos el sabor de esa Sal de la Tierra y
tenemos que contentarnos con una versión muy pobre bajo la parodia que
representa la religión y que ostentosamente se hace llamar Iglesia.

También de esa Iglesia tenemos un remanente que clama por que sea
restaurado esa Sal y sus elementos que la conforman.

 

Porque no puede haber APOSTASÍA si no hay una verdadera Iglesia de
Jesucristo.






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:

Bienvenidos Ministros del Señor Jesucristo

Este espacio ha sido abierto para que ustedes puedan tener un Soporte Espiritual y puedan ejercer un Ministerio competente a favor de los hijos de Dios, a quienes ama y por quienes Jesús se ofreció en sacrificio.

Todos los conceptos que utilizamos están bajo el diseño del Reino de Dios; para mayor comprensión, usted debe estar ministrando bajo Efesios 4:11; el Equipo que Dios escogió para Su Iglesia.
La Ley por Moisés fue dada, pero La Gracia y la Verdad vinieron por medio de Jesucristo. Juan 1:17

Este es un texto que contrasta dos mensajes, dos pactos, dos reinos. El Pueblo de Israel bajo la ley de Moisés casi llega a la cuspide, sin embargo, La Iglesia supervisada por los Ministros profesantes actuales, no ha superado ni alcanzado el testimonio esperado por causa de que tomaron del Pacto con Jesús, solamente una gracia de oferta, ignorando LA VERDAD de acuerdo al concepto de Dios.

Bajo esta "Gracia" han ignorado el Señorío de Jesucristo.
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Last Update.11 Dic.2010