UN NUEVO ORDEN, PARA UNA NUEVA GENERACION Y PARA UNA NUEVA NACION

Operación Abraham

          Al analizar una norma de Derecho instituida por el legislador, nos olvidamos si el legislador la instituyó atendiendo los principios de equidad y de justicia y solamente se analiza atendiendo sus efectos en la sociedad y sus alcances para con quienes han de someterse a tal o cual norma, limitándonos a expresar frases como "el legislador le quiso dar este o aquel sentido a la norma", olvidándonos de lo que es justo y equitativo. Pocas veces reflexionamos que el legislador dio pie a una laguna en la ley, porque este no contempló estos principios de equidad y de justicia y simplemente se limitó a legislar sobre cualesquier situación sociológicamente regulable.

            Lo anterior lo sustento en que basta con que se dé una reforma en un artículo de la Constitución para que inmediatamente surjan libros completos en relación con esa reforma, la mayoría de las veces no tocando para nada los principios de equidad y de justicia.

            En el corto tiempo que llevo como estudiante de Derecho he podido palpar esta situación, y si esto se refleja en los comentarios impresos que son los que vienen a hacer Doctrina Jurídica, fuente importantísima de la ley, si esto se refleja a través de estos medios de expresión que son formadores de criterio, sobre todo para los estudiantes de Derecho; ya en la práctica del litigante donde se da un forcejeo impresionante entre las partes con cualquier negocio en pugna, la equidad y la justicia simple y sencillamente no existen.

            Ahora bien, el anterior comentario lo hago sin ejemplificar para nada alguna situación jurídica concreta, ¡no!, Es una idea general que en lo particular un servidor tiene, de todo nuestro ordenamiento Constitucional, porque estoy absolutamente convencido que al instituir una ley o bien reformar una ya existente, se hace no para salvaguardar los derechos de los gobernados.

Como debería ser, sino para salvaguardar los derechos de los gobernantes en turno y de las organizaciones a las que están sujetos ya esto obviamente trastorna cualquier ordenamiento legal.

Este comentario inicial lo hago porque es muy fácil darse cuenta dónde hay una laguna en la ley y me atrevo a decir que igualmente sería muy fácil colmarla, pero, ¿qué pasa cuando nos damos cuenta de que en toda nuestra Constitución Política hay ambigüedades e incoherencias?, Sin embargo, lo más grave es que una gran parte de sus disposiciones no son llevadas a cabo, ni se respetan sus ordenamientos, sobre todo aquellos que se refieren a la Seguridad Jurídica de los individuos, parte medular de nuestra Carta Magna, ¿qué pasa?¿, ¿Cuál es o cuáles son las causas de estas irregularidades?, Para responder estas interrogantes primeramente tendríamos que discernir a quienes benefician todas estas irregularidades, y al respecto sería muy aventurado especular sobre los beneficiados, porque hay que recordar que nuestra Constitución no está mal de un tiempo para acá, sino que desde la promulgación de la primera Constitución mexicana en 1824, ya se presentaban irregularidades, ¿por qué?, La respuesta, creo, la encontramos un poco más atrás de este antecedente histórico, precisamente en las encarnizadas situaciones que dieron origen a nuestro País, como fue la brutal conquista efectuada por España a este territorio y posteriormente, en la época de la colonia la explotación y el abuso indiscriminado hacia los indígenas, mestizos y en mucha menor proporción hacia los criollos, ¡sí!, La consumación de todos esos hechos que son los que empezaron por forjar un nuevo pueblo o país, es un mal hasta nuestros días.

            Ahora bien, por supuesto que no se puede afirmar que antes de la conquista en este territorio, durante la época prehispánica existían los principios de equidad y de justicia que mencionábamos al inicio de este escrito, pero al menos estoy convencido de que había más armonía y concordia y claro, esos pobladores prehispánicos no escapaban a la sujeción negativa que tenemos todos los seres humanos, esa "Condición Humana", nefasta y terrible de la que no se puede escapar, porque es inherente a las personas, pero sin temor a equivocarme puedo asegurar que las condiciones individuales y sobre todo las de las familias. Eran mejores a las que existieron posteriormente. Que son las que todos ya conocemos y que aún subsisten. Porque no se puede negar que nuestro actual sistema de Gobierno es similar al virreinal, de la época colonial, con un presidencialismo arrastrado desde entonces.

Un sistema centralista, explotador y con matices muy palpables de totalitarismo, donde el Presidente en turno se convierte prácticamente en Virrey, en donde no hay concesiones políticas para nadie, donde se pierde todo sentido lógico de Democracia

En fin  donde en último plano se deja lo principal, que es el de elevar la calidad de vida del pueblo y proporcionar bienestar y estabilidad familiar.

            Es fácil darse cuenta de lo antes mencionado, porque ni en el pasado ni actualmente se da este reconocimiento a la familia, esa prioridad que debe de estar por encima de cualquier otra situación y que por el contrario de como se ha concebido todos deben de estar encaminados a elevar la calidad del Ciudadano, a proporcionar Educación, Seguridad y Estabilidad Social. Lamentablemente esto no se da porque hasta ahora no ha habido un reconocimiento de las necesidades que tiene el hombre y esto no solamente en nuestro país, sino en el mundo entero, porque no se ha querido reconocer sobre todo, la necesidad Espiritual que tiene el hombre.

            Lo anterior se puede sustentar en que una sociedad políticamente organizada se desenvuelve en cuatro áreas básicas, como son el área Social, Cultural, Económica y Política, con sus respectivas ramificaciones y ninguna de estas cuatro áreas, sobre todo las tres últimas están encaminadas al bienestar familiar, antes por el contrario, están dirigidas a un consumismo desproporcionado del cual resulta severamente perjudicada la familia; porque el consumismo precisamente esta dirigido a ellos.

            Sin embargo, me pregunto nuevamente, ¿qué pasa?, ¿Porqué no se ha hecho algo en casi 200 años de existencia como País libre, soberano e independiente?, ¿Porqué no nos hemos podido librar de esos hechos que originaron la existencia moderna de nuestro Estado?, O más aún, ¿a quién le corresponde enmendar toda la historia de nuestro País?, ¿Quiénes son los responsables de esta enmienda?, ¿Será acaso el pueblo?, ¿Será necesario tomar las armas nuevamente como en 1910?... ¡NO CREO!, La historia, y sobre todo nuestra historia nos demuestra que las armas no son en ninguna manera la vía indicada, porque la Revolución no cumplió su cometido, de balde fue tanta sangre derramada, de balde fueron tantas vidas perdidas y de balde se desintegraron tantas familias, porque no cambió nada, siguió habiendo una gran desigualdad.

Siguieron las grandes concentraciones de riqueza y lo más lamentable, se pisotearon y se pisotean los principales postulados que dieron origen a la Revolución Mexicana, ¿A dónde los Zapatistas?, ¿Adónde los Villistas?, ¿Adónde las familias de México?

            Es tiempo de pedir cambio, es tiempo de exigir cambio, pero un cambio real, un cambio de hecho, un cambio inviolable, es tiempo de EJERCER "PLENAMENTE" NUESTROS DERECHOS CIUDADANOS.

 ¿Cómo?, Basándonos en nuestra opinión, nuestra participación, nuestra integración como verdaderos ciudadanos políticamente organizados, ¿a través de qué?, ¿A través de quiénes?... ¿será esto posible? Y si esto es posible, ¿cómo?

            Al respecto me voy a permitir promover una iniciativa, reguladora y transformadora y de la cual es titular un Ciudadano común, como cualquiera de nosotros, alguien que pensó más allá de sí mismo y de su familia y que sin tener un título profesional, yo le atribuiría el calificativo de Filósofo, el Sr. FERNANDO MARTINEZ CONSTANTE, estudioso sobre el comportamiento del hombre en sociedad, iniciador de lo que el tiene a bien llamar "OPERACION ABRAHAM" (Operación Ciudadano), y cuyo principal objetivo es revestir al hombre de una total autonomía  sustentado en el principio de MAXIMA RESPONSABILIDAD, en donde primordialmente se buscará elevar a la familia como la principal institución de la Nación, tanto a nivel regional como mundial y para lo cual se ha creado como medio canalizador y de expresión, a la OFICINA DE RESPONSABILIDADES HUMANAS, A.C.

            Mediante esta oficina se manejarán los conceptos de FAMILIA, IGLESIA, TRABAJO Y CIVIL, en sustitución de Social, Cultural, Económico y Político, esto con el objeto de que haya una mejor comprensión por parte de la comunidad de lo que cada concepto encierra con todas sus ramificaciones.

            Una vez constituida formalmente la Oficina de Responsabilidades Humanas, A.C., su trabajo consistirá en buscar el beneficio del hombre y la mujer, su institución como familia; su desarrollo humano, individual, espiritual, productivo y civil.

            Buscará mejorar el estado y condiciones en que se desenvuelve la familia, para que ésta alcance la excelencia en todas las áreas.

Se dedicará a la investigación y educación y establecerá centros de salud, beneficencia y otros para lograr sus propósitos. Emprenderá las acciones que considere necesarias ante las instituciones nacionales y extranjeras, personas físicas o morales y ante cualquier otra agrupación que afecten los intereses del hombre y mujer como familia, buscando, dentro del orden y la ley, el bien común de las familias. Se dedicará a la difusión de normas y principios que eleven la calidad humana de la familia.

                         Enseguida haremos referencia a la Operación Abraham

            Y, ¿porqué Operación Abraham?, la respuesta del porqué se tomó este título es precisamente para tipificar la propuesta en el Abraham bíblico, por que fue a éste Patriarca Hebreo a quien se le hizo un "llamado" para formar una nueva generación y una nueva nación el cual consideramos que puso en práctica esas cuatro áreas básicas (familia, espiritual, trabajo y civil) en las que se desenvuelve el hombre y la familia.

 

LIC. CALLETANO LARA SANTOLLO

 






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:

Bienvenidos Ministros del Señor Jesucristo

Este espacio ha sido abierto para que ustedes puedan tener un Soporte Espiritual y puedan ejercer un Ministerio competente a favor de los hijos de Dios, a quienes ama y por quienes Jesús se ofreció en sacrificio.

Todos los conceptos que utilizamos están bajo el diseño del Reino de Dios; para mayor comprensión, usted debe estar ministrando bajo Efesios 4:11; el Equipo que Dios escogió para Su Iglesia.
La Ley por Moisés fue dada, pero La Gracia y la Verdad vinieron por medio de Jesucristo. Juan 1:17

Este es un texto que contrasta dos mensajes, dos pactos, dos reinos. El Pueblo de Israel bajo la ley de Moisés casi llega a la cuspide, sin embargo, La Iglesia supervisada por los Ministros profesantes actuales, no ha superado ni alcanzado el testimonio esperado por causa de que tomaron del Pacto con Jesús, solamente una gracia de oferta, ignorando LA VERDAD de acuerdo al concepto de Dios.

Bajo esta "Gracia" han ignorado el Señorío de Jesucristo.
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Last Update.11 Dic.2010